Blogia
Somniloquios

Sueños de fútbol

Sueños de fútbol


Llevo dos noches seguidas soñando que ficho por el Ajax de Amsterdam. Por extraño que os pueda parecer, la cosa va bien y es muy probable que los holandeses hagan una oferta en firme y se cierre en las próximas horas, como dirían en la prensa deportiva. Yo no sabía nada. La primera noticia que tuve, muy avanzada la madrugada del lunes, fue un llamado de cierto periodista de aquel país, con el que me entendí sorprendentemente bien teniendo en cuenta que yo jamás en mi vida he hablado neerlandés. Ya se sabe que el fútbol es un idioma universal. El tipo me preguntó si sabía algo del interés del Ajax por contratarme y, si bien me pilló por sorpresa (me extrañó que el hombre tuviera mi móvil, pero estos periodistas siempre consiguen el móvil de la gente), pronto me recompuse para decirle lo que se suele decir en estos casos:

-Mira, chato -me pareció que el tratamiento correspondía teniendo en cuenta lo altos y rubios que vienen siendo los holandeses-. Yo me debo al Zaragoza. Lo primero que tienen que hacer es hablar con mi club.
-¿Pero no te ha llamado nadie del Ajax?
-No, conmigo no ha hablado nadie. Yo sólo pienso en empezar la pretemporada con mi equipo y en clasificarnos el año que viene para la Champions... si hay pitera.

Quedamos en que me volvería a llamar. Mientras nos despedíamos, anoté mentalmente (de forma muy realista para un sueño) que he de buscarme representante, y qué mejor que el gran Petón, que hace unos contratos de ensueño. Si no, me fichará el Ajax por 2.000 euros mensuales en fijo discontinuo y no habremos mejorado casi nada. Y todos los veranos, al paro. Digo.

La segunda noche ya ha habido conversaciones más serias con el Ajax. El periodista me ha vuelto a llamar, y luego ya no les he cogido más el teléfono porque la cosa era de no parar y así no hay forma de dormir. Plf no me ha llamado y eso sí demuestra que todo era un sueño. La verdad es que al despertar esta mañana me acordaba de todos los detalles de la negociación, pero conforme la vigilia se ha impuesto, se me ha ido desvaneciendo la memoria y ahora no me acuerdo de nada. Pero sé que la cosa avanza. Advierto que vosotros y algún periodista borde os vais a preguntar cómo puede pretender el Ajax, un prodigio de trabajo con la cantera en todos los rincones del mundo, a un tipo (blanco) próximo a la crisis de la mediana edad (si no inmerso por completo en ella) y algo pasadito de peso. Os creéis muy listos. Llevo seis meses corriendo casi una hora por los alrededores de la Expo, he bajado 25 kilos en el último año y ahora hasta puedo montar en bicicleta sin que las rodillas me toquen las tetas. Además, si uno ha visto jugar a Jan Molby en sus últimos años en el Liverpool o a Esquerdinha a su paso por el Zaragoza, no sé por qué ha de dudarse que yo cumpla mi papel de volante tapón en ese equipo. Jaap Stam está más calvo que mi culo y ahí sigue, repartiendo leña.

Todo esto es verdad. Lo he soñado minuciosamente dos noches seguidas. Llevo mucho tiempo jugando partidos en sueños, de cuando en cuando, con el Real Zaragoza. Algunos días estoy lento de cojones y no llego a una sola de las pelotas que me da Zapater, pero no es la forma física, es el efecto desesperante de las pesadillas. En mis sueños Aimar juega igual que en la realidad, ingrávido y gentil, como si corriera sobre la punta de los pies.

Confieso que me da miedo dormirme esta noche: si firmo por el Ajax, voy a echar mucho de menos La Romareda. Pero Petón me ha razonado que éste puede ser el último gran contrato de mi vida deportivo-freudiana y que hay que aprovechar. Me diréis sibarita, pero el Ajax me da pereza. Si al menos me hubiera llamado el Manchester United, podría ir a Rusholme un par de veces por semana a apretarme un curry como manda Visnu. Pero es que pasé dos semanas en Holanda hace unos años en una concentración de nuestro R. Z. y aborrecí todas las formas del queso de bola, las ensaladas con dressing en sobre, los gin-tonics en vaso mini y el perfil llano del país. La adaptación no será sencilla, pero yo soy un profesional. En cuanto llegue les casco en la rueda de prensa que mi sueño (de verdad) siempre fue jugar en el Ajax. Lo dicen todos.

[Foto: idolatría juvenil en el día de mi presentación onírica con el Real Zaragoza. Las gafas de sol os llamarán la atención, pero era julio y no veas lo que pega Lorenzo sobre el césped de La Romareda. Yo tengo los ojos claros y me afecta mucho. Creeréis que se me ha ido la bola: esto se llama Síndrome Petón, o la patología del periodista de AS en época de fichajes. De acuerdo a la literatura médica cursa con llamadas obsesivas y diarias a los mismos números y las mismas personas, para hacer las mismas preguntas del día anterior y el siguiente sobre los mismos nombres de los mismos futbolistas que pretende el mismo equipo. Lo menos que puedo hacer es expulsar los demonios soñando que me voy al Ajax. Después de la negociación con los holandeses, he soñado que jugaba un partido de rugby -de suplente, ojo..., eso es lo que lo distingue de la realidad- con el Seminario de Tarazona. Aunque toda mi familia estaba viéndome y yo me sentía preparado para salir, Carmelo no me ha puesto. Luego me ha desaparecido el móvil, con el que andaba jugueteando en el banquillo de la suplencia, me he descentrado y ya no estaba yo para melés ni hostias. No sé ni cómo ha terminado el partido... si es que ha terminado].

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Mornat -

Así es, así es. Y no te olvides del gorro de lana cuando la cosa estaba más cruda. Pobrecicos esos chavales suplentes que no tenían qué ponerse... La veteranía es un grado.
Si el club nos hiciera un homenaje (merecidísimo) tendrían que enmarcarnos una camiseta roja y, en otro cuadro, el célebre kit de suplencia con el chubasquero y todo...

kikone -

El sueño de ser suplente del Seminario de Tarazona, ¿se ha hecho realidad en muchas ocasiones? No contestes, no contestes...

(Todo el verano guardo en mi bolsa el famoso kit de suplencia: pantalon de chandall largo, sudadera y chubasquero, para esas tardes frias frente al Moncayo acordandonos 80 minutos de algun Cincovilles...)

Mornat -

Zaragocista: respecto a Sneijder, no sé si las transferencias entre la realidad y los sueños son posibles. Le preguntaré a Petón, que es quien se maneja el mercado al dedillo. En todo caso yo advierto esto: si cierro con el Ajax, ese alfeñique de Sneijder ya se puede ir buscando equipo. Porque él será muy bueno, pero yo soy aragonés.
De cifras no hablo. Más vale que si hay episodio esta noche aparezca P., porque si no yo pringo por el salario mínimo y cuatro vales de comida. No he negociado un contrato jamás, ni en sueños...
Un abrazo y gracias.

zaragocista -

Fantástico amigo Mario, fantástico.

Yo te dejo aquí a ser posible unos deberes para tus próximos sueños. A ser posible, hablar con los dirigentes del Ajax, y ya que tú vas para allá, que Wesley Sneijder, ese joven talento de apariencia tranquilita y juego despiadado haga el camino inverso. Tú habla, que mientras Petón cuente alguna de sus petacas y así a ver si cazamos la perrita.

Otra cuestión: lo tuyo será apacible en las cifras, normal o quizás seas un caso Pepe (un purito)???


Un saludo Mario.

Mornat -

Fabulosa interpretación, Butanito Freud.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Complejo de Butanito -

Tu sueño, mi amigo, mi herrrmano Mario Ornat, es muy fácil de interpretar. Los jugadores cada vez cobran más mientras los periodistas seguimos cobrando (con suerte) lo mismo. Luego, las continuas llamadas a sus móviles serían una forma de canalizar el deseo de ponerles nuestro ordenador de sombrero. Es el famoso complejo de Butanito.

Mornat -

Jcuartero: al AZ Alkmaar no voy ni en sueños!!!! Y te tranquilizo: nuestra redacción de deportes es calmada, pequeña y bien avenida. Somos cuatro amiguetes escribiendo de fútbol, pero con orgullo profesional. Otra cosa es la locura interior y la telefónica.

Mornat -

El bueno de Juanfran aún no ha aparecido, pero es un personaje de cajón en este sueño. Si esta noche el episodio nocturno me pilla espabilado (?) tengo que acordarme de exigir el dorsal 14 en una de las cláusulas, así lo lleve el sobrino de Ten Cate.
Alex: Andrés D'Alessandro te lleva 21 cambios de ventaja, sé paciente. El Madrid no te convoca ni en sueños...
Lo que no he soñado nunca, Soni, es que me contrata el New York Times; fíjate que sería mucho más probable, pero mi subconsciente es más bien agitado. Últimamente tira por lo fácil, no elabora demasiado. Y en cierto modo se lo agradezco.

soni -

Qué divertido es escribir sobre los sueños, ¿verdad? Aunque yo (que recuerde) no suelo tener sueños tan emocionantes como que me contratan de estrella y cosas así...

alex -

Una vez soñé que jugaba con el Zaragoza y Víctor me llamaba desde la banda porque me cambiaba por uno de mis mejores amigos, que estaba allí, con el cuarto árbitro mirándole los tacos y dando saltitos de calentamiento tipo Munitis. Al verme cambiado me cogía un rebote de la hostia y me iba al vestuario a lo Schuster, sin saludar al que me iba a relevar (el tío, encima de que es uno de mis mejores amigos, estaba con una sonrisa boba y me ofrecía la mano para que se la chocara, cosa que evidentemente no hice). En fin, una pesadilla porque encima soy del Madrid.

jcuartero -

No te quejes que el interés podría heber llegado del Az Alkmaar. Seguro que el estilo de Van Gaal es muy diferente al de Víctor, incluso las broncas del ex-entrenador del Barça superan a las de cualquier redacción de la prensa deportiva. Por cierto qué consejos te da Juanfran en el sueño.
Qué tengas un buen contrato esta noche, aunque espero que el club les saque la clausula de rescisión
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres