Blogia
Somniloquios

Filosofía oval

Filosofía oval


Es célebre la arenga del galés Phil Bennett a sus compañeros antes de un partido contra Inglaterra en los años 70:

"'Mirad lo que estos bastardos le han hecho a Gales. Se han llevado nuestro carbón, nuestra agua, nuestro acero. Compran nuestras casas y sólo las usan una quincena al año. ¿Y qué nos han dado ellos? Absolutamente nada. Hemos sido explotados, violados, sometidos y castigados por los ingleses... Caballeros, contra esos tipos jugamos esta tarde".

En el rugby hay individuos de locuacidad expansiva, ingeniosos, emotivos, comunicadores. Elementos capaces de la charla política -como Phil Bennett- y del arte de la guerra en palabras. También los hay que se comportan de un modo siempre críptico, silencioso, con una cautela formal que anticipa el atroz engaño del hombre tranquilo: a menudo los callados son los más peligrosos en el campo. No exponen al aire de las palabras ni sus razonamientos ni sus dudas; no someten a consideración ni a aviso alguno sus acciones. Hacen lo que deciden en callada reunión consigo mismos. Sin advertencia ni amenaza previa. Tal vez pegarle un cabezazo al contrario de la otra línea cuando se agache en la melé; o vaciarle la sien de sangre con un puñetazo de vuelo corto en un agrupamiento; o bien bailarle claqué sobre la espalda si tiene la fortuna de que su equipo arrastre al contrario y le pase por encima en una jugada cualquiera.

Bajo la apariencia de una reunión de animales y psicópatas del dolor, los vestuarios de rugby de todas las categorías, edades y países están repletos de filósofos ocultos, de pensadores surreales y de genios periféricos. Tipos de razonamientos singularísimos y una aplastante lógica que atraviesa la realidad en dirección trasversal. El rugby está lleno de personajes. No hay lugar en el que yo me haya reído más que en un vestuario de rugby, en una cena de rugby, en un autobús de camino o de regreso de un partido de rugby. Tampoco hay un lugar en el que me haya emocionado más. La primera vez que gané un partido, un partido cualquiera, me puse a llorar en silencio cuando acabó. Jugar al rugby era extraordinario; ganar, era la hostia. La otra tarde, 15 años después, hice dos ensayos en Teruel, suceso sin precedentes en la historia de este juego, y después del segundo volví hacia mi campo con un nudo en la garganta.

Los tres cuartos (veloces, ágiles, habilidosos, bien dotados para el deporte y para el amor físico) jamás podrán alcanzar a entender lo que significa para un primera línea meter un ensayo. Ni siquiera los terceras lo comprenden. Es algo así como una condecoración emocional que remata el sufrimiento del partido. La sospecha mutua entre los jugadores de la línea de tres cuartos y el paquete de delanteros forma parte de la historia del rugby y está expresa en muchos renglones de la literatura que ha dado este deporte: "En 1823, William Webb Ellis cogió el balón con las manos y echó a correr con él. Y durante los 156 años siguientes, los delanteros han intentado comprender para qué". Eso lo dijo Sir Tasker Watkins (1979), héroe galés de la II Guerra Mundial y presidente de la federación de ese país en los noventa. El inglés Lionel Weston añadió en cierta ocasión: "No sé para qué juegan al rugby los pilares". Una desconsideración notable, sobre todo viniendo de un medio de melé. El medio de melé es la correa que distribuye los balones que gana la delantera y los lleva hacia los tres cuartos para que el juego fluya. También ha de actuar como Pepito Grillo de los gordos y en cierto modo hacerles de brújula, indicándoles dónde deben empujar, dónde han de ir al siguiente agrupamiento, hacia qué lado ha ido la pelota. Su juego contempla dos obligaciones ineludibles, una en el campo y otra fuera. En el campo, ha de usar bien y rapidito las pelotas que con el sudor de sus huevos ganan los delanteros, sobre todo para que los de atrás puedan dejarla caer cuanto antes y así permitir a los delanteros el placer de otra melé; fuera, debe pagarles cervezas -sobre todo a los primeras líneas- para que éstos le mantengan su consideración especial. También conviene que el medio de melé se meta a veces en el lío con ellos durante los partidos; jamás va a ser un delantero, ni siquiera un delantero honorario, pero gestos así unen mucho a un paquete con su número 9.

Un primera línea puede fácilmente pasarse el partido sin tocar la pelota ni una sola vez, aunque no debería. A cambio empujará, trabajará, agotará su aliento, mancillará sus riñones y los del contrario si puede y escupirá sobre la tumba del primera línea rival al que arrastre con su empellón. Un tipo que pasa el partido así, encadenado en la sala de máquinas, tiene derecho a sospechar de un tres cuartos que no acaba una jugada. En efecto, parafraseando al francés Pierre Danos (al que en sus tiempos apodaban Dominguín por la gracilidad torera de su juego), el rugby se divide entre los que tocan el piano y los que empujan el piano. Los delanteros somos los que carecemos de oído.

A menudo también desconocemos o dudamos de las reglas del juego. O acaso las pasamos por alto para darnos el gusto de una agresión a escondidas; preferimos un golpe de castigo por una retención -con el consiguiente riesgo de ser pisados o magullados- antes que entregarle la pelota al rival en ventaja. En el desconocimiento de las reglas, así, concurren el desinterés y la conveniencia. Lo expresó muy bien el genial galés Jonathan Davies en 1995: "Creo que te diviertes más si ignoras el reglamento; en todo caso, si lo haces estás igualado con los árbitros". La otra tarde, en Teruel, el pilar contra el que me pasé la tarde chocando se quejó en una melé: "¡Eh, que los pilares no pueden talonar...!". ¿Quién te ha dicho eso?, le contestamos. Es un caso extremo. En ese momento creí comprender que su sospechosa costumbre de cruzarme la cabeza en cada melé -con lo que conseguía golpear la mía antes de que chocaran nuestros hombros, actitud muy típica- no era en realidad deliberada. Un par de veces estuve a punto de sacar mi gancho de izquierda para retratarlo, pero atribuí el caso a su inexperiencia y lo indulté. Tal vez a alguien le parezca que la violencia no lleva a ningún lado. Yo les digo esto: puede que ahí afuera estemos en el siglo XXI, pero en el campo de rugby no hemos pasado de la jodida Edad Media. En el campo no hay lugar para la condescendencia ni para segundos pensamientos. Esa es mi filosofía. Además, ya lo dijo Pierre Berbizier: "Si no aguantas un puñetazo, mejor te vas a jugar al tenis de mesa".

[Foto: la vida, vista desde el entresuelo de un ruck, es otra cosa: "Los delanteros son esas criaturas torvas con cicatrices que sufren una rara propensión a chocar y desangrarse unos contra otros", escribió Peter Fitzsimmons].

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

29 comentarios

El 1 del castello -

Incluso te la puedes jugar y con la mano talonar, pero has de querer muy poco a tu mano y mucho al oval. QUe aveces pasa.
Muy buenos todos los escritos de tu blog.
Un saludo desde Castello de la Plana.

tony -

es inverosimil que los pilieres, si se da el caso el caso, no talonen. anda que no he metido yo veces el pie para echar el balón hacia atrás. lamentablemente, ahora que he pasado a jugar de 5, he dejado de hacerlo.

Anónimo -

La Regla 20 del juego del Rugby, hasta donde yo sé, dice:

"Cuando el balón toca el suelo, cualquier jugador de la primera línea puede servirse de cualquiera de sus pies para intentar obtenerlo".

En todo caso, si eso ha cambiado pido disculpas, pero eso es lo que hay en los reglamentos que yo conozco. En todo caso, la jugada a la que me refiero no era un talonaje, sino una jugada en la que el balón regresaba por el túnel de atrás adelante, como suele ocurrir a veces, por empuje del rival o error en los túneles. Entonces fue cuando los pilares la metimos hacia atrás otra vez para asegurar la posesión.
Gracias por el comentario, abrazos.

Juan Pedro -

Los pilieres NO pueden talonar

Mornat -

Qué viaje tan interesante: del 8 al 1. Cualquiera no vive una experiencia así. Prometo una serie enseguida sobre los puestos del rugby. Veo que el rugby vende en Somniloquios, lo que no me puede hacer más feliz.
Abrazos

Jose -

Excelente, has definido casi con toda exactitud lo que significa jugar de primera línea. Te lo dice un tercera que con el tiempo ha visto como se suma a la edad y a los kilos y se resta al número de su espalda que pasó del 8 al 1 de uno en uno.

Pato -

Acabo de conocer por casualidad este blog y me ha encantado. Describir con palabras las increibles sensaciones que ofrece este deporte es bien difícil, pero lo has conseguido. Enhorabuena.

carlos -

yo llevo predicando años pero nadie me hace caso.... :-D

Mornat -

Carlos, ve por el mundo y predica la palabra. Esta misma tarde te citaré en el entrenamiento. Abrazos: un honor ser leído por gente que quiere tanto al rugby.

carlos -

he jugado a rugby durante unos 18 años, a todos los niveles, he ganado titulos, he jugado para españa, en un club en nueva zelanda.... y hasta que no hubieron pasado unos 15 años no me di cuenta de una cosa que hay gente que aun no sabe. El resultado de un partido lo marcan los pilares. Es lo que determina el juego de un equipo , sus primera linea. Ni que decir tiene que no jugaba de pilar.

Mornat -

Sea usted muy bienvenido, doctor.

Saló -

Eres un "crack" Mario. Ya lo decia K. Wood " la sensación que te produce entrar por primera vez en una melé, es un veneno que no te lo puedes quitar el resto de tu vida" El jugar al rugby, el marcar un ensayo, no de muestra nada. Pero tú estuviste allí y ellos no.
"El rugby ha podido demostrar lo que la ciencia no ha podido: el alma existe, hermano"

Eduardo -

Por otra parte ¿Qué significa críptico? si ahora se juega con eso me gustaría saberlo! Qué manía de cambiar las reglas cada año! cualquier día prohiben pisar en un rack

Eduardo -

Para una vez que el autor del blog se destapa con dos "tabas" viene el otro para manchar la gloriosa gesta... no se cómo nadie puede decir que han sido de palomero. Ya me parece ver a Ornat corriendo, sin rozar casi la hierba, redoblando por detrás del zaguero y buscando en el intervalo el pase interior del último de ala para posar el balón con elegancia entre los palos... ¿o no fue así? Por cierto, de la descripción dada por Kiko me viene a la memoria el día que él metió también dos ensayos contra el Universitario mediante la segunda opción elegida; gritando tanto para que le pasaran el balón, que en el tercer tiempo no se le oyó decir nada... Claro que hay que estar ahí y que esos miserables de la linea no se te salten, como suelen hacer cada vez que un delantero se que queda por ahí rezagado.
De cualquier manera Mario, las joyas de la corona de Kikone no son patrimonio exclusivo suyo, para putearle más le puedes pedir las jarras de cerveza con bien de espuma.
Un saludo a todos

kiko -

No me referia, ni muchísimo menos, a los dos ensayos conseguidos por el autor el pasado sabado, que realmente fueron de bella factura y ejecución, sino a ciertas actitudes en general. De hecho, cabe resaltar, que grandes ensayos de las primeras lineas del Seminario, entre los que me incluyo, se han conseguido en esas circunstancias.


Mornat -

El autor del blog y/o protagonista de los dos ensayos el pasado sábado, aguarda ya de don Kiko un anexo a su comentario en el que se establezca que sus dos marcas ni fueron 'casualidad' ni debidas a 'holgazanería'. Si la pertinente rectificación no se produjera en tiempo y forma, el autor del blog y/o de dos gloriosos ensayos en Teruel se reserva las acciones legales que considere oportunas, con el fin de salvaguardar su honor. O en su defecto, agarrará al comunicante referido de los huevos en el próximo entrenamiento.
Fdo: la representación legal del autor del blog y sus herederos.

kiko -

La verdad es que cuando un primera linea ensaya, de vuelta hacia su campo y recuperar el aliento, se le queda a uno una sonrisilla floja, que trasciende hasta el tercer tiempo.

Cabe resaltar, como bien explica Mario, que los ensayos de los "pilieres", pueden clasificarse en 2 tipos: Tendríamos el primer tipo que resulta después de una gran penetración por delantera en la linea de marca y tras el barullo se da la casualidad de que el que la ha posado es un pilier que poseía el balón en ese momento. Y un segundo tipo (estos me encantan), en el que un pilier y algún delantero más ha quedado rezagado por una parte del campo, a unos 10-15 metros de la zona de marca (tras un maul, una melee, etc...) y son los ultimos que recuperarse e incorporarse de nuevo al juego. Juego que se esta desarrollando lejos, muy lejos de donde estos holgazanes han quedado. El juego bascula de nuevo hacia esta parte del campo y como si fueran los alas mas ligeros del mundo, piden a gritos que les llegue el balón. Tras desgañitarse a gritos, el balón llega a las manos y se efectúa la última carrera (de unos cinco metros) hasta la línea de marca, como si una repetición de la tele de las que parpadeaba la "R" en el borde superior derecho, se efectua lo mas lento posible (claro el delantero está corriendo a sprint), para sobrepasar la línea y posar ante la atónita mirada del zaguero, alas, apertura y toda la tres cuartos contraría que le ha dado tiempo a cruzarse el campo para no llegar a defender.

Tambien son denominadas como delanteros "palomeros" u oportunistas que al mas puro futbolero, aprovechan la ocasión para rematar la jugada con un ensayo.

Pero como dicen este tipo de "cracks": "...Hay que estar ahi..."

Anónimo -

vaya...

Mornat -

No me van las conversaciones crípticas con interlocutores anónimos.

anónimo -

Es tu blog, ¿no?

Mornat -

La verdad es que no, pero los hay. ¿Resultan molestas las citas?

Anónimo -

Buen post, pero ¿tienes un libro de citas del rugby, o qué?

anónimo -

elegancia,pasión,brutalidad en uno de los comentarios más audaces.El autor del blog se convierte en protagonista de un partido de rubgy.Se revitaliza y rejevenece al volver a destapar sus poderíos en sus avances por la pradera.

Mornat -

Estaba bien el primero. Gracias.

anónimo -

Joder, el comentario de arriba me ha quedado un poco frío, pero en absoluto quería dar esa sensación. Al revés. Enhorabuena, de verdad!

anónimo -

Enhorabuena. Para aquellos que siempre te preguntábamos después del partido si habías "marcado" es una alegría comprobar tu satisfacción por hacerlo.

tony -

me descubro ante ti mario. Es imposible describir mejor las sensaciones que nos invaden cuando nos ponemos el 1, el 2 o el 3.

pocas veces me he llenado tanto de orgullo, me he sentido tan diferente, tan especial, como cuando me enfundo la zamarra roja con el escudo de los palos de rugby del lado del corazón, y el número 3, el 1, o el 2(que me tocó llevar el sábado) .Es una sensación que casi has alcanzado a describir con total plenitud.

Y como bien dices, ganar es la hostia. Recuerdo que pocas veces he llorado como el día, que tras encadenar siete derrotas consecutivas y cavar nuestra propia tumba en el pozo de la Primera Nacional, ganamos al Baztán después de un partido en el que acabamos aguantando, con los pulmones y la boca llenos de sangre, sobre nuestra línea de ensayo las acometidas de las torres de asalto navarras. nunca había visto a tanta gente junta llorar de emoción abrazada como aquel día lo hicimos los veintidos desequilibrados que saltamos al campo.

Y sucribo plenamente, los vestuarios de rugby están llenos de genios. Al igula que tú, jamás me he reído tanto en mi vida.

Conforme pasan los años, voy haciendo cada vez mas mía tambien aquella frase en la que decias que aumentaban tus certezas de que habías jugado al mejor deporte del mundo.

Mornat -

A cambio, yo jamás he leído a don Julio Camba, lo que me deja muy por debajo de usted. Me apresuro a deshacer tan imperdonable despiste. Le informo de que hay partidos de rugby en la televisión con bastante frecuencia, ahora que se ha empezado a jugar el Torneo de las VI Naciones, en los canales deportivos de Digital+ o en Teledeporte.
Gracias

Lepantina -

Sigo con mucho interés su blog desde este verano. No sabía nada sobre el rugby, ni sobre muchas otras cosas de las que habla, pero es usted un Julio Camba de los posts deportivos y de otro tipo. Dan ganas de ver un partido de rugby y también de seguir leyéndole. Gracias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres