Blogia
Somniloquios

Resistencia

Resistencia

No se puede prohibir, ni se puede negar
el derecho a vivir, la razón de soñar...
No se puede prohibir, el creer ni el crear,
ni la tierra excluir, ni la luna ocultar...
No se puede prohibir, ni una pisca de amor,
ni se puede eludir que retoñe la flor...
Ni del alma el vibrar, ni del pulso el latir,
ni la vida en su andar... No se puede prohibir.

No se puede prohibir, la elección de pensar
ni se puede impedir, la tormenta en el mar...
No se puede prohibir, que en un vuelo interior
un gorrión al partir, busque un cielo mejor...
No se puede prohibir, el impulso vital,
ni la gota de miel, ni el granito de sal...
Ni las ganas sin par, ni el deseo sin fin
de reir, de llorar, no se puede prohibir.

No se puede prohibir, el color tornasol
de la tarde al morir, en la puesta de sol.
No se puede prohibir, el afán de cantar,
ni el deber de decir lo que no hay que callar...
Sólo el hombre incapaz de entender, de sentir
ha logrado, al final, su grandeza prohibir,
y se niega el sabor y la simple verdad,
de vivir en amor y en total libertad...
Si tuviese el poder de poder decidir...
Dictaría una ley... ¡Es prohibido prohibir!

 

Pd: Harto del furor ordenancista que ha atacado al Gobierno y adyacentes, del carnet por puntos (que considero una intolerable agresión reduccionista, un matar las moscas a cañonazos cometido con la anuencia de los medios, serviles con la corrección política), harto del soplapollas de Pere Navarro, de sus sermones, y de quienes proponen someter a terapia y a programas de ayuda a los niños gordos, y de la voz que por la megafonía recuerda cada tarde "que está prohibido jugar con globos de agua en todo el Centro y especialmente en los vasos (que antes se llamaban piscinas o piletas, joder)"; harto de todo... cuento hasta diez y largo por la vena lírica para encauzar el ardor que me acosa en este tango de Eladia Blázquez, titulado Prohibido prohibir, desoyendo las convenciones del género. Y no que abrace yo las consignas utópicas del Mayo francés. Pero a este niño al que sus padres nunca transportaron en coche en ninguna sillita homologada, y a este niño cuyo cuerpo se infló conforme se hacía adulto, a este niño que esquivó todos los traumas pese a las broncas ocasionales de sus padres y a alguna hostia que me calzaron en el colegio, a este niño heterosexual convencido, a este niño que jugó con globos de agua y jamás se duchó antes de entrar al vaso, a este niño al que nunca tuvo que rescatar socorrista alguno, a este niño que resistió con sus propias defensas y se hizo un hombre sin haberle dado a su cuerpo un solo Actimel... a este niño rompepelotas, la verdad, esta tropa de aburridos legisladores que venden humo y trafican con el supuesto del bienestar social, dedicados a joder al señor de a pie y meterle la mano en el bolsillo, de verdad que lo tienen hasta los mismos güevos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

David -

Dí que sí Mario...vale ya de mamoneo. Basta ya de ver como los individuos que imponen multas pasan por delante de coches subidos a la acera, aparcados en triple fila, etc, haciendo la vista gorda (Pza Salamero, Paseo Calanda..). Pero cuidadin, no te pongas en su camino y les digas que podían multar a ese vehículo mal aparcado...Por no hablar de los impresentables que van en bici por las aceras a notable velocidad, esquivando petatones asustados -ya se que en Zaragoza es imposible circular en bici, pero no lo justifica..-. ¿Cuantos puntos les quitarán a estos?

Mario -

Uf, mira... de la del Casco Viejo me voy a ocupar un día de éstos pero bien. He tenido tantas, pero tantas broncas por ese asunto, y he hecho tan mala sangre y sigo haciéndola, y leo que voy a seguir haciéndola aún más... que en fin. Aún no se han dado cuenta de lo fundamental, que la gente quiere ir en su coche a los sitios porque para eso están los coches, para llevarte a los sitios. Pero claro, los vecinos de la Plaza San Felipe y alrededores no podemos aparcar en ningún lado (ampliaron las aceras, quitaron los espacios y cada cual que se busque la vida) ni tenemos derecho alguno de rebaja en los aparcamientos del área. Pero eso sí, los coches oficiales que van al Torreón Fortea pueden quedarse en la plaza estacionados. Mi padre obligó en cierta ocasión a unos policías a multar un coche oficial. Luego no sirve de nada, pero uno no puede evitarlo. Es todo asqueroso. Pretendemos ser lo que no somos. Y serlo antes que nadie. Lo que son estos legisladores es una pandilla de jetas desahogados que encima pretenden pasar por campeones del bienestar social, la salud pública, la seguridad vial y el urbanismo moderno. Miren: váyanse todos a tomar por el culo que, como decía Ramírez, ahora lo pagan bien.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

alex -

La modernidad es cerrar el Casco Viejo a los coches. ¡Qué coño! ¡Que sólo se pueda circular por el tercer cinturón! ¡Y a 30 por hora! ¡Y carnet por puntos a los peatones que no crucen por los pasos de cebra! ¡Y a los estudiantes que se pegan diez años para sacarse Derecho o Geografía en una universidad pública, que nos cuestan un huevo a los contribuyentes! Como si la vida no fuera ya un carnet por puntos...

Gonzalo -

"Completamente de acuerdo, Jose María"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres