Blogia
Somniloquios

Payaso feliz

Payaso feliz

 

Pablo Aimar ya es jugador del Real Zaragoza para las cuatro próximas temporadas. El fichaje se cerró la pasada madrugada por algo más de 10 millones de euros. Todos cumplen su deseo: el Payaso deja el Valencia para venir a Zaragoza, como era su anhelo; Agapito cumple su palabra de darle un crack mundial al equipo... lo que no hizo Soláns en diez años; Víctor tiene al jugador deseado; y la afición, a un futbolista elegante, sutil y competitivo, formidable en su mejor versión. Aimar eleva la estatura del Zaragoza, a todos los niveles, lo sitúa en un estadio superior por cuanto el argentino (26 años, en la flor de su carrera) supone un futbolista de referencia. No en vano y a pesar de todo, ningún otro jugador de la plantilla del Valencia ha vendido tantas camisetas como Aimar. Y luego está lo principal: si uno va el domingo al campo y sabe que en el césped va a estar Pablito... bueno, ya va con otra cara.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Gonzalo -

¡Qué cojones! ¡Qué fichen a Bogarde!

Mario -

Es verdad, Díscolo. Más valdría tener a Toledo o Jesús Muñoz, que esos sí que estaban como robles y tenían un rendimiento coherente. Tanto Aimar ni Aimar...

Díscolo -

Pero hombre:

Si es un chico intermitente,
frágil, inclinado a las lesiones...

David -

Gracias por la bienvenida, Mario. Aunque ya te seguía hace tiempo, pese a no intervenir. Sigue deleitándonos con tu prosa.

Mario -

Quienes escribimos somos en primer lugar, y seguramente más que cualquier otra cosa, lectores. Así que bienvenida la publicidad de otro espacio al que echarle el ojo. Y bienvenido a esta ventana.

David -

La palabra que sugiere el fichaje es ilusión. Ilusión por volver a pisar la Romareda y disfrutar del fútbol diáfano y preciosista de Pablo. Deseando estoy que empiece la liga para frotarmre los ojos y empezar a creer que no es un mal sueño...Mi opinión al completo aquí (espero que no se enfade Mario por la publicidad..) http://balonesalaolla.blogspot.com/

Mario -

Es una felicidad, ese tipo de rara felicidad que otorga el fútbol: a veces nos parece un poco boba, pero la sentimos tan cierta... Me parece que el hecho de que Pablito vaya a llevar el 8, la camiseta de Cani, supone un rasgo casi de justicia poética o una suerte de símbolo. Cómo me hubiera gustado verlos juntos...

Jeremy North -

Tras diez años de mediocridad por fin hemos recibido una señal de que el Real Zaragoza quiere ser alguien en el fútbol español, no un simple comparsa. Fichar a un jugador como Aimar, en plena madurez futbolística pero no en su ocaso, es algo que no se había producido en mucho tiempo en esta entidad.

Por fin ilusionados, ya se me está pasando algo el disgusto por la incomprensible marcha de Cani, el último "toque" del régimen solansista.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres