Blogia
Somniloquios

En memoria de Andrés D'Alessandro

En memoria de Andrés D'Alessandro


Voy a celebrar el partidazo del argentino el sábado con una semblanza que escribí en AS a su llegada al Zaragoza. Algo ditirámbica, puede ser, pero me interesa recuperarla porque invoca otro misterio sobre el que algunos con pocas cosas que hacer hemos reflexionado en los últimos tiempos: ¿Dónde quedó el D'Alessandro que jugaba como una pulga atómica en River Plate? Sergio López también analizaba el caso el pasado viernes, de forma algo profética, en
Equipo. Su retrato de esta semana se llamaba así: Golpeando a las puertas del cielo. Lo podéis visitar en el enlace y os recibirá encantado, con la mayor cortesía. Mientras, dejo aquel panegírico que le hice a D'Alessandro en su día, un texto que venía a celebrar la memoria del jugador que fue Mandrake en su irrupción fulgurante en Argentina; y la esperanza de que repitiera esas cumbres en el Zaragoza. Las que rodeó frente al Barcelona, el sábado. Como veis, soy un ventajista. De todos modos, hace rato que Andrés está jugando muy bien. Y de paso podemos discutir si el Zaragoza debe quedárselo en propiedad o no...


El mago Mandrake

Al Chacho Coudet le divertía ver cómo lo hacía. Cómo pisaba la pelota, dejándola muerta un instante para mostrársela al rival. Luego la pisaba de vuelta y la ponía en la otra pierna. Después la repetía por el mismo procedimiento, en dirección opuesta. Enseñar, esconder, enseñar, esconder. Cierto día la hizo tres veces en un partido. Tres. Las televisiones repitieron la virguería hasta gastarla y el Chacho se fijó en la cara de los rivales: a todos se les ponía cara de bobos. De ahí surgió el nombre del personal regate: la boba. Empezaron a decirle Mandrake. Como a Trobbiani. Como al mago de cómic inventado por el viñetista Lee Falk en 1934. El prestidigitador Mandrake (atildado bigotito, cabello repeinado) hipnotizaba a los villanos. Andy D'Alessandro hipnotizaba con su ilusionismo atrevido de niño feroz. También a Maradona, el patrón argentino. Y a Pelé: "Es el mejor joven que he visto en Argentina", dijo cuando la sub-20 de Pekerman ganó el Mundial.

Como ocurrió con Messi, D'Alessandro hizo su carrera hacia el estrellato en dirección contraria. Había llegado a River a los 14 años desde el barrio. En la escuela secundaria repartía pizzas. En 1999 Pekerman lo llevó a una gira de las inferiores de Argentina por Inglaterra, y el West Ham se volvió loco: ofreció cuatro millones de dólares. River dijo sí. Luego dudó y cambió la mano. Pidió siete. Andy volvió a casa. Trayectoria inversa: el interés extranjero y el título mundial habían llegado antes que la Primera de River. Luego todo comenzó a ordenarse velozmente. Debutó el 28 de mayo de 2000. El primer gol se lo dio el Burrito Ortega en septiembre de 2001, frente a Estudiantes (3-0) y lo acabó de puntera, sin énfasis, para gritarlo abriendo brazos y palmas, como Tardelli en 1982. A los 21 era capitán de la Banda. Jugó tres años, hizo nueve goles y distinguió su figura en la profusa cantera argentina: cuerpo alargado, la cabeza pelada que le otorgaba cierta eminencia, como un subrayado. Velocidad, explosión, partida desde la izquierda y con la izquierda, y un misterioso sentido de los espacios. Algo de gol, pero sobre todo un fútbol sedoso, de instinto animal, constructivo, muy orgánico. Feliz.

Marcelo Bielsa lo puso 23 veces en la selección mayor. Ganó los Juegos de Atenas  y fue subcampeón de la Copa América. Alguien lo confundió con Maradona, pero eso suele ocurrir. Entonces se lo llevó el Wolfsburgo y Mandrake perdió las referencias, los trucos y la niñez. Su entrenador era Klaus pata de mula Aughentaler, aquel alemán del Bayern que le pegaba a la pelota con rotundidad germana. Dos años y medio en un túnel. En enero pasado River lo quiso repatriar y lo inscribió, pero fue cedido al Portsmouth. Lo quería Harry Redknapp: lo había visto por primera vez en 1999, en la gira inglesa de una selección menor argentina. Entonces Redknapp dirigía  al West Ham. Y aún seguía hipnotizado por lo que le vio hacer a Mandrake.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

21 comentarios

aaa -

Pero si se va D´alessandro tendría que volver Cani, prácticamente es cambio de posición por posición o que hubieran hecho un trueque con el Villarreal.

noelia -

la verdad me alegro de que las cosas le esten saliendo bien a d alessandro en zaragoza porq realmente se lo merece,es un jugador espectacular, que aunque tiene sus, defectos(el caracter )como todos , puede definir un partido. ojala quien se llama dt del seleccionado argentino,le de un lugar, en la seleccion porque no hay nadie como el para ese puesto....

Jeremy North -

Yo me quedo del artículo de "Sport" con esos 28 millones de euro que deuda que tenemos, según ellos, y que iban a quedar enjugados con el traspaso de los Milito. A partir de allí ya no me creo nada, es un artículo de periodismo ficción, que a partir de datos falsos construye una realidad que interesa a los lectores.

Ya nos gustaría tener 28 millones de deuda sólo, ya...

marlo -

Jaaa. Pero creo que es buena esa, eh. A tomar por saco, hacemos un ofertón por Ronaldinho, 150 millones, vas a ver cómo se ponen nerviosos.

mornat -

Ahora largo la típica frase del aragonés zaragocista: "¿Ronaldinho al Zaragoza? ¿Y a quién quitamos del equipo? Además, no se entrena ningún día".

marlo -

Espantoso es poco, Licenciado Per. Pero, bueno, también es verdad que el Z jugó bastante bien. Yo creo que deberíamos contragolpear y hacer una oferta supermillonaria por Ronaldinho, no sé, 100 millones, por ejemplo. En una de esas dejan de molestar...

Per -

Si, al final, al que se van a llevar es a Víctor Fernández...Lo que más me gusta del ZGZ es que aprende; no les hacen lo mismo dos veces. Por cierto, el Barcelona hizo un partido espantoso.

marlo -

Ya leí Sport. Fijate qué notable el artículo, cómo deglosan astutamente las razones (la deuda, la mudanza de La Romareda, etc) por las que el Zaragoza SEGURAMENTE venderá a ambos jugadores. Todo se mueve a tracción-dinero, hecho no por conocido menos aterrador, porque en ese punto llevamos todas las de perder, evidentemente. Me parece que Agapito debería hacer un esfuerzo gigantesco, si es preciso, y no vender a nadie esta temporada. Es más, debería comprar. Si no estaremos siempre en la misma noria: un año bueno-venta de los mejores-vuelta a empezar de cero con el retintín de que el Z puede ser uno de los grandes. ¿Cuánto hace que venimos con lo mismo? Ahora mismo el Z ESTÁ entre los grandes. Luego, debería intentar por todos los medios no vender y comprar, pero... Siempre hay un pero. Crucemos los dedos.

mornat -

Lo ha publicado el Sport: le quedan 25 para llegar al precio establecido oficialmente por las cláusulas de contrato de ambos. Y sospecho que al menos de 10 a 15 más para que el Zaragoza aceptase. Creo que es posible que se lleven a uno de ellos, y creo que sería Gabi Milito. Pero no creo que se lleven a los dos. La realidad periodística -y que me ahorquen por decir esto- no es siempre la realidad real. Estoooo... crucemos los dedos

marlo -

Buenos días, muchachos. Me acabo de desayunar con la tapa digital de La Nación de Argentina a todo color: "El Barcelona dispuesto a pagar 30 millones por los Milito". Crucemos los dedos.

mornat -

La regularidad y la efectividad... Claro, en el fondo los escalones se definen así: D'Alessandro es muy bueno; si además fuera regular, estaría en otro escalón superior; si además de regular metiera goles con frecuencia, habría subido dos escalones y estaríamos hablando de un jugador de nosecuántos millones. Tendemos a desear todo en cada futbolista, pero sólo los más grandes lo dan TODO. Y de ahí para abajo, hay grados. La cuestión quizá esté en las proporciones: la proporción entre el Zaragoza y los futbolistas a los que puede acceder. Efectivamente, la decisión con D'Alessandro no es sencilla.

jcuartero -

Aparte del problema de la efectividad, hay otro más importante que es el de la regularidad. Nadie discute el estilo hipnótico de su juego o la riqueza de matices del birlibirloque en la medular; pero si fuese más regular y perdiese algo de magia, mejor. Viéndolo jugar hay veces que me desespera, pero otras tardes cuando parece acariciar con los tacos de sus botas el balón, como si fuese un gato persa, pondría dinero para pagar su traspaso. Es una elección difícil.

Mario -

Yo también lo cambiaba, pero te recuerdo que Cani metía dos goles. El problema de la eficacia es el problema clave de D'Alessandro y ha sido el problema de muchos otros jugadores: era también el de Galletti, el de Cani, es el de Sergio García y hasta el de Aimar. Que costó 10 millones de euros. Yo he animado la discusión aquí sobre si debería seguir o no, pero no me he pronunciado. La verdad, no lo tengo claro. Pardeza dice hoy en AS que tiene muchas opciones. Pero creo que donde va a buscar el Zaragoza subir el número de goles es con otro delantero. Los medios, hoy en día, ya no meten muchos goles: salvo gente como Gerrard, Ballack o Lampard, arriba ya no llega casi nadie.

Jeremy North -

Yo no soy tan optimista y "ditirámbico" como vosotros con D´Alessandro. Un jugador que no ve puerta y que sólo ha metido un gol churrero en Liga no puede costar 5 millones de euros. Necesitamos gente en la mediapunta llegadores y con gol, menos toque y más definición porque lo de Diego Milito de esta temporada no va a suceder siempre.

Ahora mismo cambiaba a pelo el mejor Cani por el mejor D´Alessandro, pero claro, para gustos están los colores.

Mario -

No, si tontos no son... Ya se dan cuenta ellos solos. Lo dijo un día Pardeza en una entrevista: "Yo prescribo, pero no tengo la llave de la caja".

Marlo -

Acuerdo una vez más. Me gusta Raúl García. ¿No nos tendrían que asignar un sueldito como asesores? No sé, digo. ¡Que me den el teléfono de Agapito!

Mario -

A Mascherano ya lo quisimos fichar en Navidad y lo afanó el Liverpool. A Saviola me parece que no llegamos tampoco... Yo ficharía a Saviola y a Raúl García.

Marlo -

Sin duda. También es sorprendente comprobar una vez más hasta qué punto son cruciales la actitud y la fortaleza anímica. ¿Cuántos torneos ganó Italia apoyada casi exclusivamente en esos dos bastones? La diferencia de este Zaragoza es que no sólo juega sino que va dominando todos los aspectos del juego (hubo una infracción a esta norma de Sergio Fernández contra el Getafe y nos costó un gol carísimo: tendría que haberse tirado en el campo, haber parado el partido sin más, que lo sacasen en ambulancia si era necesario). El problema entre comillas sigue estando en el medio. El Z tiene defensa y ataque, sólo le falta un patrón ahí en el medio, un `5` que pueda desde pegar patadas hasta meter pases de 40 metros, un Schuster. Yo a Zapater lo veo más de ´8`, en la doble función de defender y llegar arriba con algún zapatazo desde afuera. Para mí los fichajes para el año que viene están claros: Mascherano y Saviola. Este equipo es igual a River, viejo. Y aquel River era una apisonadora, ganaba los campeonatos al galope, tirando caños y rabonas. De momento hay que ganar como sea. COMO SEA. Ya me estoy poniendo nervioso, mejor paro.

Jorge -

No voy a darle más vueltas al pasado de Andrés ni a los sueños del Zaragoza, sino a cazar al vuelo la cuestión de su futuro. Mi deseo: que se quede. Un deseo necesario para el Zaragoza, por lo que hace en el campo y porque al precio de Andrés es muy difícil fichar otro jugador mejor. Y está claro que si no te lo quedas, debes ir a por otro. Hay que empezar a escribir 'yo digos' como churros: ¡campaña a favor de Andy!

Mario -

No se les olvida, simplemente se extravían en el contexto. Digamos que en River todo estaba dado a la medida de Andrés; a este lado cambia el paisaje, las sensaciones, el modo de jugar, el modo de comportarse de los contrarios y hasta la realidad circundante. También la posición y las obligaciones. El tópico de la adaptación existe, sólo que lo niegan los más grandes, los que juegan igual en cualquier lugar y circunstancia. Esos son los superdotados o futbolistas con una versatilidad anímica o un patrón de fútbol universal: Diego Milito no es un superdotado, pero es de ese segundo tipo de futbolistas. No precisó adaptación alguna en Europa: llegó y se puso a meter goles como si siguiera en el patio de su casa. En el caso de D'Alessandro hablamos de un jugador fantástico, que ha tenido demasiado en lo que pensar en estos dos años y medio en Europa. Ahora está camino de ser el que conocíamos. Por lo demás, estamos a seis puntos de la cabeza. La temporada es directamente increíble. Yo no digo nada, pero veo al Zaragoza cada día más entero. ¡Es dificilísimo ganarle, pero dificilísimo! Y ese valor quizá sea más importante que ningún otro a estas alturas del campeonato y en los puestos en los que se está moviendo el Zaragoza.

Marlo -

Totalmente de acuerdo, partidazo de Andrés. ¡Pero si era un genio! No puede haberse olvidado de jugar. El resto puede resumirse así: AHORA EMPIEZA EL VERDADERO CAMPEONATO. Hay que ganar como sea. Ojo, para ganar un campeonato hay que ser bueno en todo, incluso en revolear la pelota a cualquier parte en el momento adecuado. La afición lo está entendiendo prefectamente bien, creo. Y si salimos campeones me voy caminando a Osso de Cinca.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres