Blogia
Somniloquios

El don celestial, el planeta inolvidable

El don celestial, el planeta inolvidable


Somniloquios también puede incurrir en la previsibilidad, como ahora: ¿Usted prefiere el gol de Messi al Getafe o el de Maradona a Inglaterra? Es decir: ¿Prefiere usted El caballero de la mano en el pecho, de El Greco, o La Gioconda de Leonardo? ¿La Quinta o la Novena sinfonía de Beethoven? ¿Start me Up, de los Rolling Stones, o Yesterday, de los Beatles? ¿El Elvis jovencito de las caderas de goma o el seductor adiposo con capa de Las Vegas? Pensémoslo en esos términos. Yo haré algunas consideraciones para abrir fuego. Son demasiado minuciosas, ganas de contar cuántos pelos tiene un coco, pero ¿no es ese es el sentido de un blog? Yo diría que el de Maradona lo eleva el escenario: un Mundial de fútbol, y frente a Inglaterra. La portada de El Gráfico, que reproduzco aquí al lado, refleja el sentido de aquel gol y la victoria; el gol de Maradona frente a Inglaterra conserva la fuerza representativa del momento cumbre de un jugador cumbre. Ese camino aún lo tiene que recorrer Leo Messi. Por lo demás, me asombra la similitud de ambos goles, porque el hecho de que Messi casi reproduzca exacto el gol de Maradona roza lo mágico; un episodio lleno de simbolismo, algo a lo que el fútbol nos tiene muy acostumbrados.

A lo largo de los años, de ver y pensar el fútbol, he llegado a considerar que este deporte posee plena conciencia de sí mismo, de sus propias leyendas, del significado de los mitos, de su necesaria renovación, del influjo extraordinario de los sueños y la posibilidad de repetirlos: por eso permite cosas como ésta; por eso es posible que Messi repita el gol de Maradona. No que alguien lo repita, no, sino que lo haga precisamente Messi: otra vez un argentino, y también en el Barcelona; otra vez un muchacho de cuerpo recogido, y sobre todo el chico al que se le había puesto encima el cartel de Maradona. Por lo demás, los detalles se repiten sospechosamente, como si el gol de Messi y el de Maradona constituyeran dos lados opuestos de un mismo pliegue de la realidad. Veamos... Ambos parten del mismo lado y casi copian el mismo viaje. Los dos se van a festejarlo casi exactamente al mismo lugar del campo, como si existiera una predeterminación trascendental. Tal vez Messi tuviera la idea exacta de lo que acababa de hacer y lo que correspondía. Tengo para mí que la grandeza definitiva de ambos goles está en el regate al portero, que es como una guinda definitiva y diferenciadora. El truco final, el prestigio, como le dicen los magos. Sin esa elección final (pasar al meta y casi meterse adentro) el gol sería un gran gol pero no sería el gol de Maradona, que ya no es tanto un gol como un patrón, un canon, una cima. No sé si me estoy explicando. Si acaso, enlazo aquí a un repertorio de algunos de los mejores goles de la historia, según elMundo.es, que tal vez me ayude, sobre todo con un par de goles de Ronaldo en el Barcelona. Agrego que hay uno de Ibrahimovic al NAC Breda pero de-lo-cos... Y de regalo pongo el de Andrés D'Alessandro a Gimnasia y Esgrima de La Plata, cuando jugaba en River. Pero mi conclusión es ésta: no es igual acabar con un tiro cruzado contra el portero, que dejar al portero tirado en el cruce. O sea.

Eso distancia a Maradona y Messi del resto. Sus dos goles están basados en la explosividad y un poder de repentización casi animal. La velocidad sobre la velocidad. Marchas adicionales, cambios de ritmo que se superponen a otros cambios de ritmo. Por eso dan la impresión ambos de regatear a pocos futbolistas contrarios de camino al gol, porque a los otros no les alcanza para ponerse por el medio. La partida es casi idéntica, aunque esa doble pisada de Maradona en redondo y su salida como un disparo resultan alucinantes para mí. Me gusta el regate de Messi a Alexis (creo que es lo mejor del gol), esa palanquita con el exterior que le mete a la pelota para cambiar de dirección; y me parece más difícil, más ajustada, con menos ángulo, la finalización de Maradona, porque llega al área algo más escorado y el portero inglés le achica mucho mejor: no nos extrañemos, hablamos de Peter Shilton en un caso y de Luis García en el otro. Alguna diferencia tiene que haber.

Así que... el Greco o Leonardo. Jagger o Lennon. O mejor, Lennon o McCartney... En fin, que ahí van los dos goles. El de Maradona y el de Messi. Y los dos juntos, en paralelo, para quien sea capaz de disociar la mirada en dos planos distintos, que los hay. Víctor Hugo Morales aparece inevitablemente, al fondo. Su relato ya forma parte del gol de Diego en México 86 . Antena 3 convocó al célebre locutor argentino para que improvisase un relato del gol de Messi: lo he visto pero no lo encuentro por la red. En el original de Diego, VH decía aquello de "barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste para dejar ahí caído a tanto inglés?". En el que le hizo ayer al gol de Messi, crea otra imagen memorable cuando define al Pulga como "satélite del planeta inolvidable". Naturalmente, el planeta inolvidable es Maradona. Como cantaba Calamaro: los dos tienen el don celestial.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Marlo -

Jaaaaaaaaaaa... Y bueno, es dura la vida del arriero. Me acuerdo cuando hacia finales de los 90 los periodistas (argentinos) le preguntaban al Diego si se retiraría. Contestaba: "¿Y qué quieren? ¿Que siga jugando hasta los 80?".

Mornat -

Abriré de inmediato otro que se llame somniloquiosdeloscojones.com

Marlo -

Eeeehhh!!! ¿Clasurar somniloquios? Con lo que queremos a Somniloquios en este pueblo... Eso nunca. Sigamos hablando. A lo mejor entre todos llegamos a algún lado. Además, Somniloquios no debe cerrarse por lo menos hasta que el Zaragoza salga campeón. Después de eso nos vamos a todos al desierto, nos mudamos a la cima de la columna, como el anacoreta de Buñuel.

Mornat -

Ahí quería llegar yo. Lógicamente, ha llegado mucho antes Sasturáin... Se ve que me pongo demasiado 'filosófico'. De eso me acusaron el otro día en Avispas&Tomates, de lo que se deduce que una mínima argumentación ya es tenida por 'filosofía'. A veces me dan ganas de retirarme a la paz de los desiertos, con pocos pero doctos libros, que decía el Viejo. Desde luego, Pierre Menard, autor del Quijote (todo Ficciones, en realidad) sería uno de los libros que habría de llevarme para ese retiro voluntario. Fíjate que ando pensando en clausurar Somniloquios, no digo más...

López -

Cierro este debate con un acto de justicia poética hacia Mario. Lean este artículo pulicado hoy por el diario argentino Página 12: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-83985-2007-04-24.html. Un saludo.

Marlo -

Posdata: Me olvidaba. En la charla mi hermano me dijo exactamente lo mismo que escribió Mario: "Messi define un poco mejor, por arriba del defensa que cierra, pero el arranque de Diego, esa doble pisada de espaldas, es de una belleza incomparable".

Marlo -

Totalmente. Pero, ¿qué otra cosa hace uno con sus amigos sino hablar sobre lo que no importa? Por cierto, acabo de hablar con mi hermano, que vive en Buenos Aires por si alguien todavía no se dio cuenta, y comentamos el gol de Messi. ¿Cuál fue su veredicto? "Está bien, Messi metió un golazo, pero el mejor jugador del mundo es Ronaldinho". Jaaaaa. Por cierto, el mejor jugador del mundo en este momento es Ewherton. Me quiero cortar las... pelucas con los tres puntos quer perdimos en Tarragona. Eso no tiene perdón. Igual confiemos, confiemos, que los aragoneses son más desconfiados que los argentinos, lo que ya es mucho decir.

Mario -

Bueno, una cosa es hablar de mejor jugador del mundo, que puede ser cualquiera en un momento dado, el que esté más en forma o el que haya sido más decisivo a lo largo de una temporada o un periodo determinado. En ese sentido, hay que hablar en realidad de Jugador Más Cotizado, porque no tiene otro sentido: hace poco, por cierto, un agente de futbolistas me contaba que, hoy por hoy, el más valorado es Cristiano Ronaldo, que ha 'adelantado' a Messi y Ronaldinho en este último periodo. No sé, lo veo como juegos del mercado o el periodismo, que a veces se confunden.
Ahora, otra cosa es hablar del mejor jugador de la historia, que creo que es por donde vamos. Y ahí la discusión sería interminable, porque cada uno cree que el que jugó en su época es el mejor o, en todo caso, no sé cómo se pueden medir estas cosas. Yo he visto a Maradona y a Cruyff. A Pelé y a Di Stéfano, sólo parcialmente. Eso si hablamos de los cuatro considerados grandes. En realidad yo creo que Pele, Maradona y DiStéfano están muy por delante de Cruyff. Y su palmarés lo atestigua, como bien señala Gonzalo.
En todo caso, es cierto... no importa demasiado, en realidad. A mí me importaba el juego sobre los goles de Messi y Maradona, pero nos desviamos.

Gonzalo -

Con respecto a Pelé, no estoy de acuerdo en eso de medirse en Europa. Pelé jugó 4 Mundiales y ganó 3 (en el de Chile lo cazaron vilmente, así que lo de "sistemas defensivos especialmente diseñados para frenarlo a él" no sólo es aplicable a Maradona)
En los últimos tiempos he oído encumbrar a "mejor jugador de mundo" a varios por temporada: Ronaldinho, Etoo, C. Ronaldo, Zidane, etc. Creo que hay que ser un poco más reflexivo en este asunto y no devaluar el título de "mejor jugador del mundo".
Aunque, ciertamente, no me quita el sueño este asunto. Por mí, como si quieren nombrar mejor jugador de todos los tiempos a Raúl.

marlo -

Pensar que Pekerman lo dejó en el banco contra Alemania y puso a... ¡Cruz! Eso sí que no tiene explicación. El gol de Diego es recordado como el mejor por su importancia, el escenario, el momento preciso (de una tensión terrible, donde recuerdo perfectamente bien que el resto de jugadores se sacaba el balón de encima como si quemara) en que lo hizo. De todas formas, Gonzalo tiene razón en que la elección es por fuerza parcial, está limitada por el paso del tiempo y sobre por la entrada en escena de la televisión. Yo vi el gol de Diego a Inglaterra en mi casa, con mi familia. El inmediato comentario de mi padre fue: "Di Stéfano hacía un gol como ese domingo por medio". También recuerdo este comentario de Paco Gento: "Di Stéfano fue el único jugador al que le vi salvar un gol sobre la línea, salir jugando, cruzar todo el campo y meter un gol en la portería contraria. Todo en la misma jugada, en un par de minutos". Y por último recuerdo esta opinión del inglés Robinson sobre quién era el mejor jugador de la historia: "Para mí, Maradona, y por una sencilla razón: Diego jugó siempre juanto a compañeros no especialmente extraordinarios y contra sistemas defensivos especialmente diseñados para frenarlo a él. Pelé tuvo a su lado a Rivelino, Jairzinho, Didí, Vavá, Garrincha, Tostao, todos jugadores decisivos a quienes había que controlar. A Maradona en cambio le destinaban marcas escalonadas de a tres y de a cuatro defensas, y aun así no podían pararlo. Uno de los que no pudo fui yo".

Mornat -

Lo primero es una obviedad, claro. De Pelé ya no sé qué creer. Como de todos los demás, me creo lo que he visto, igual que tú: ese gol regateándose a los once del equipo contrario se lo vi meter, de verdad. En 'Evasión o Victoria', la película. Por lo demás, los brasileños son tramposos con sus mitos, como lo seríamos casi todos. Muchos discuten la preeminencia de Pelé con un argumento de peso: jamás salió de Brasil para jugar en Europa, donde verdaderamente, agregan, ha de medirse a los mejores de la historia. En todo caso, ese es otro tema.
Del gol de Weah me acuerdo perfectamente. Y de hecho, está incluido en la recopilación de elMundo.es que aparece en el enlace. Es ciertamente portentoso, pero no tiene nada que ver con los de Messi o Maradona. En otra cosa te doy la razón: el de Nayim está entre lo mejor que vi nunca. Y elMundo.es no lo incluye, así que... está medio desautorizada esa selección.
Sabes que yo también me quedo con Yesterday. De hecho, antes de llegar a Start Me Up me quedo con 500 canciones más de los señores Beatles. Y mira que me gusta Start Me Up...
Abrazos!

Gonzalo -

El mejor gol de toda la historia es difícil de escoger porque no hemos visto todos los goles de la historia. En la biografía de Pelé (que dicho sea de paso ni es argentino ni jugó en el Barça), se cuenta que en un partido del campeonato brasileño, cogió la pelota en su campo y regató a los 11 jugadores contrarios (se metió en la portería con el balón)
Pero de los qe tengo vistos, recuerdo un gol de Weah en el Milán, el de Nayim en la final de la Recopa y alguno del Romario azulgrana. En fin, seamos conscientes de que existe mucha gente que vive de crear el partido del siglo cada fin de semana, y el mejor gol de todos los tiempos cada día... Y no nos volvamos locos.
Y por cierto, yo no tengo dudas: me quedo con el Yesterday de los Beatles.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres